Escabiosis

La sarna es una infestación de la piel por el ácaro Sarcoptes scabiei, que se presenta con mayor frecuencia con prurito intenso, agujeros cutáneos lineales característicos y pápulas eritematosas, sobre todo en los pliegues interdigitales y en las superficies flexoras de las muñecas. El contacto directo y prolongado entre personas es el mayor factor de riesgo de transmisión. El diagnóstico suele ser clínico, pero puede confirmarse mediante el examen microscópico de raspados de piel o por dermatoscopia. El tratamiento incluye una crema de permetrina tanto para el paciente como para los contactos personales cercanos (convivientes y parejas sexuales), así como una limpieza a fondo de la ropa de cama y de las prendas de vestir.

Última actualización: 28 Abr, 2022

Responsabilidad editorial: Stanley Oiseth, Lindsay Jones, Evelin Maza

Epidemiología

  • > 300 millones de casos registrados a nivel mundial
  • Infestación relativamente común que puede afectar a individuos de cualquier edad o estatus socioeconómico
  • Los grupos más vulnerables son los niños pequeños, los ancianos y los inmunodeprimidos.
  • La mayor incidencia se da en los países con un nivel de pobreza importante.
  • Más común durante contextos de hacinamiento, incluyendo:
    • Catástrofes naturales
    • Guerra
  • En los niños, la sarna puede transmitirse fácilmente en entornos institucionales, como:
    • Pabellones de psiquiatría
    • Residencias de ancianos
    • Guarderías infantiles

Ciclo de Vida y Transmisión

Ácaro de la sarna

Ácaro Sarcoptes adulto tomado del raspado de la piel de un lince del Himalaya muerto

Imagen: “Adult Sarcoptes mite taken from the skin scraping of the dead Himalayan lynx” por Department of Zoology, Mirpur University of Science & Technology (MUST), Mirpur Azad Jammu & Kashmir, Pakistan. Licencia: CC BY 4.0
  • Sarcoptes scabiei: ácaro de 8 patas, de color marrón blanquecino
  • Ciclo de vida
    • Tras el apareamiento, los ácaros hembra excavan en el estrato córneo.
    • Pone de 2–3 huevos al día antes de morir (su vida útil es de aproximadamente 4–6 semanas)
    • Las larvas eclosionan en 3–4 días y alcanzan la edad adulta en el agujero cutáneo.
    • Carga de ácaros
      • Baja en sarna clásica (10–15 ácaros)
      • Alto contenido en la sarna con costra (hasta 2 millones de ácaros)
    • Los ácaros pueden sobrevivir sin un huésped durante aproximadamente 24–36 horas, por lo que puede producirse una transmisión por fómites.
Ciclo de vida de la sarna

Las 4 etapas del ciclo vital de S. scabiei: huevo, larva, ninfa y adulto

1: Las hembras depositan de 2–3 huevos al día al excavar bajo la piel.
2: Los huevos son ovalados, de 0,10–0,15 mm de longitud, y eclosionan en 3–4 días.
3: Tras la eclosión de los huevos, las larvas migran a la superficie de la piel y excavan en el estrato córneo intacto para construir unos agujeros pequeños y casi invisibles llamados bolsas de muda.
4: Las ninfas resultantes tienen 4 pares de patas.
5: El apareamiento se produce después de que el macho activo penetre en la bolsa de muda de la hembra adulta.

Imagen por Lecturio.
  • Transmisión
    • Directa: transmisión de persona a persona por contacto prolongado de piel a piel, generalmente entre familiares o parejas sexuales; es poco probable que el contacto casual de la piel provoque la infección
    • Ambiental: La sarna con costras puede transmitirse a través de fómites (bufandas, gorros, ropa de cama, etc.).
    • Transmisión poco frecuente entre el animal y el ser humano
  • La infección adopta la forma de:
    • Infección inicial:
      • La sensibilización se produce a lo largo de 4 a 6 semanas.
      • Este retraso en la aparición de los síntomas se debe a una reacción de hipersensibilidad de tipo retardado.
    • Reinfestación: se produce si el paciente ya está sensibilizado, por lo que el prurito se produce en un plazo de 1–3 días.
  • En los pacientes con inmunidad celular comprometida, existe un alto riesgo de desarrollar sarna hiperqueratósica/costrosa.

Presentación Clínica

Características principales

  • Prurito nocturno intenso
  • Distribución característica de la erupción
  • Áreas comúnmente involucradas:
    • Pliegues interdigitales
    • Superficies flexoras de las muñecas
    • Pliegues axilares
    • Superficies extensoras de codos y rodillas
    • Genitales masculinos
    • Piel periareolar (especialmente en mujeres)
    • Piel periumbilical
    • Cintura
    • Parte inferior de los glúteos y muslos adyacentes
    • Aspectos laterales y posteriores de los pies
  • Zonas que normalmente no se ven en sarna clásica: cabeza (excepto en niños pequeños) y espalda
  • Rascarse puede provocar:
    • Excoriaciones
    • Costras
    • Eccema
    • Sobreinfecciones bacterianas de la piel pueden ocurrir como complicación.

Sarna clásica

  • Prurito, generalmente empeora por la noche
    • Reacción de hipersensibilidad retardada al ácaro, a sus heces y a sus huevos
    • En caso de infestación primaria, los síntomas comienzan en 3–6 semanas.
    • En caso de personas previamente infectadas, los síntomas comienzan en un plazo de 1–3 días.
  • Hallazgos cutáneos:
    • Múltiples pápulas pequeñas y eritematosas, a menudo excoriadas
    • La distribución rara vez se localiza en una sola zona.
    • Los agujeros cutáneos (2–15 mm; líneas finas, grises o marrones) no suelen ser visibles debido a excoriación o a infección secundaria.
    • También pueden aparecer ronchas en miniatura, vesículas, pústulas y, raramente, bullas.
  • Sarna nodular:
    • Manifestación menos común de la sarna clásica
    • Se presentan como pápulas pruriginosas, firmes y eritematosas de 5–6 mm de diámetro
    • Lugares habituales de afectación: pliegues axilares, ingle, genitales, glúteos
    • Puede representar una reacción de hipersensibilidad focalizada
  • Sarna con costra (también llamada sarna costrosa o sarna noruega)
    • Se produce en condiciones que comprometen la inmunidad celular (SIDA, terapia citostática, leucemia) y con glucocorticoides tópicos a largo plazo; también se observa en adultos mayores y en pacientes con síndrome de Down
    • Infestación masiva de ácaros
    • Parches eritematosos mal definidos que rápidamente desarrollan descamación prominente
    • Las escamas pueden volverse verrugosas; también puede aparecer costras y fisuras.
    • Ocurre más prominentemente en el cuero cabelludo, manos y pies.
    • Las uñas a menudo están engrosadas, presentan cambios de coloración y distrofia.
  • El prurito puede ser mínimo o estar ausente.

Diagnóstico

El diagnóstico se confirma mediante la detección de ácaros de la sarna, huevos o partículas fecales (scybala) a través del examen microscópico. Sin embargo, el diagnóstico puede basarse en los antecedentes y en los hallazgos de la exploración física.

  • Antecedentes y examen físico
    • Picor generalizado que empeora por la noche y que no afecta a la cabeza ni a la espalda
    • Lesiones pruriginosas y distribución característicos
    • Otros miembros del hogar o contactos sexuales con síntomas similares
  • Preparado para sarna
    • Raspado: Aplicar aceite mineral sobre la piel y raspar enérgicamente la superficie con una hoja de bisturí del número 15. Añadir hidróxido de potasio (KOH) si hay sarna con costra, y luego observar al microscopio.
    • Prueba de cinta adhesiva: Utilizar una cinta adhesiva fuerte y transparente (de tipo embalaje), retirarla rápidamente, aplicarla a un portaobjetos y observarla al microscopio.
    • La sarna clásica tiene un bajo recuento de ácaros, por lo que un preparado para sarna negativo no descarta la infección. Sensibilidad de los preparados contra la sarna: 40%–90%; especificidad: 100%
  • Examen dermatoscópico:
    • Signo del ala delta: una forma triangular oscura que representa la cabeza del ácaro dentro de un agujero cutáneo
    • Es menos específico que los preparados de sarna.
  • Laboratorio: Los análisis de sangre no están indicados. Sin embargo, se ha informado de eosinofilia.

En ocasiones, la sarna puede diagnosticarse erróneamente como dermatitis atópica. Esto ocurre a menudo debido a la aparición de las pápulas eritematosas. Los pacientes mal diagnosticados tendrán un alivio inicial de los síntomas con glucocorticoides tópicos; sin embargo, esto no tratará la causa subyacente (i.e., la infestación por ácaros).

Acercamiento del agujero cutáneo de la sarna

Foto de cerca de un agujero cutáneo de sarna. La gran mancha escamosa de la izquierda se debe al rascado. El ácaro de la sarna se desplazó hacia la parte superior derecha y puede verse al final del agujero.

Imagen: “Close-up photo of a scabies burrow” por Michael Geary. Licencia: Dominio Público

Tratamiento

Tratamiento

  • 2 pilares de la terapia exitosa contra la sarna:
    1. Medidas higiénicas
    2. Terapia y cumplimiento de los medicamentos
  • Tratamiento de primera línea en adultos:
    • Sarna clásica: permetrina tópica al 5%.
    • Sarna con costra: permetrina tópica al 5% e ivermectina oral
  • Tratamiento de primera línea en niños: Administración de permetrina tópica y terapia antibiótica (si las lesiones secundarias de sarna se infectan)
  • Puede ser necesaria una segunda aplicación de permetrina 1–2 semanas después para eliminar los ácaros.
  • Los nódulos que persisten tras la erradicación de los ácaros pueden tratarse con potentes corticoides tópicos o con inyecciones intralesionales de corticoides.
  • Prurito
    • Puede aumentar tras la introducción de un agente escabicida.
    • Los antihistamínicos orales, como el clorhidrato de hidroxizina o el clorhidrato de difenhidramina, ayudan con el prurito grave prurito

Prevención

  • Cambiar y lavar la ropa, la ropa de cama y las toallas a diario
  • Permetrina tópica para los contactos familiares y personales cercanos, incluidos los convivientes o los que han tenido un contacto prolongado piel con piel en las 6 semanas anteriores

Complicaciones

  • Infecciones bacterianas secundarias de la piel, como impétigo, ectima y furunculosis
  • Cuestiones psicológicas como la vergüenza y el delirio de parasitosis

Diagnóstico Diferencial

  • Dermatitis atópica: a veces llamada eczema alérgico; enfermedad inflamatoria crónica de la piel pruriginosa que se presenta con mayor frecuencia en niños, pero también en adultos. A menudo se asocia con una IgE elevada y con antecedentes personales o familiares de atopia
  • Picaduras de insectos: es importante descartar las picaduras de insectos como etiología subyacente. Tenga en cuenta los antecedentes y el examen físico del paciente, el inicio de los síntomas y los contactos cercanos afectados.
  • Dermatitis herpetiforme: erupción cutánea autoinmune asociada a sensibilidad al gluten. Los pacientes afectados suelen desarrollar pápulas y vesículas inflamatorias intensamente pruriginosas en antebrazos, rodillas, cuero cabelludo o glúteos. La biopsia de piel muestra depósitos granulares de IgA en las papilas dérmicas.
  • Penfigoide ampolloso: trastorno ampolloso autoinmune que suele observarse en adultos mayores. Se asocia con un pródromo de lesiones cutáneas pruriginosas, similares a la urticaria, seguidas de bullas tensas sobre una base urticarial eritematosa. La biopsia de piel muestra una deposición lineal de IgG y/o C3 a lo largo de la membrana basal.

USMLE™ es un programa conjunto de la Federation of State Medical Boards (FSMB®) y la National Board of Medical Examiners (NBME®). MCAT es una marca registrada de la Association of American Medical Colleges (AAMC). NCLEX®, NCLEX-RN® y NCLEX-PN® son marcas registradas del National Council of State Boards of Nursing, Inc (NCSBN®). Ninguno de los titulares de las marcas registradas está avalado ni afiliado a Lecturio.

Estudia desde donde sea

Lecturio Medical es el complemento perfecto para la escuela de medicina. Estrategias de aprendizaje basadas en la evidencia, videos, preguntas de repaso, y mucho más – todo combinado en un recurso
fácil de usar.

Maximiza tu aprendizaje con Lecturio

Complementa tus estudios de medicina con Lecturio, una plataforma todo-en-uno fundamentada en estrategias de aprendizaje
basadas en la evidencia.

Details