(Casi) Todo lo que necesitas saber sobre las rotaciones clínicas

(Casi) Todo lo que necesitas saber sobre las rotaciones clínicas

Tanto si has tenido experiencia en el trato con pacientes como si no, la idea de las rotaciones clínicas puede despertar la emoción y aterrar a los estudiantes de medicina. El salto del salón de clase al hospital puede ser desorientador, pero no es imposible de sobrellevar. Aquí tienes algunos consejos para sentir un poco más de preparación para lo que viene.
Clinical Rotations
Bianca Villanueva

  ·  

mayo 31, 2023

Tabla de Contenidos

Si estás a punto de empezar tus rotaciones, probablemente estés sintiendo muchas cosas, tanto positivas como negativas. Eso es totalmente normal. Cuando empecé, me preocupaba que, aunque había aprobado las partes teóricas de mi formación médica, iba a ser una bomba en la práctica. No se me daba bien el trato con la gente y no tengo las manos más estables a la hora de realizar procedimientos médicos. Pero eso no me impidió llegar al trabajo con mi mejor aptitud, y tampoco debería impedírtelo a ti.

Si eres alguien que solo tiene curiosidad por las rotaciones clínicas, puede parecer intimidante. Esto es especialmente cierto si estás planeando estudiar medicina o estás ya en la facultad de medicina. Honestamente, debería ser intimidante. Eso es porque tienes muchas responsabilidades durante las rotaciones médicas. Pero no te preocupes: este artículo disipará tus temores (o posiblemente los confirmará).

¿Qué son las rotaciones clínicas?

Las rotaciones clínicas, a veces denominadas «prácticas», es cuando tú, estudiante de medicina, finalmente vas a clínicas y hospitales reales como parte del equipo sanitario. 

Rotarás por varias áreas de la medicina y aprenderás de cada práctica. Puede parecer abrumador y lo es. Aquí es donde todo lo que has aprendido en el aula cobra literalmente vida.

¿Por qué se llaman rotaciones? Porque los estudiantes tienen la oportunidad de experimentar muchos (pero no todos) campos de la medicina durante unas semanas o meses, y luego se turnan para trabajar en cada campo. No todas las facultades u hospitales tienen la misma experiencia o la misma exposición a determinadas prácticas, pero eso es lo esencial del programa.

En mi caso, roté por varios departamentos, sobre todo en asignaturas básicas, como Medicina Interna, Cirugía, Pediatría, Medicina de Familia y Ginecología y Obstetricia, y durante un periodo más breve en Otorrinolaringología, Ortopedia, Psiquiatría, Neurología, Oftalmología, Anestesiología y Radiología. Aunque algunas ramas de la medicina no tenían una rotación oficial, estábamos expuestos a ellas (Dermatología, Medicina de Urgencias, Patología, etc.) ya que todos los campos de la medicina están entrelazados.

¿Cuál es mi papel como estudiante de medicina?

Como acabas de salir de tus clases teóricas (y de los exámenes de acreditación), se espera mucho de ti. Incluso desde tu primer día de trabajo, te harán preguntas que no sabrás responder o te pedirán que realices ciertas tareas que no sabrás hacer. Eso está bien. Eso también forma parte de ser un estudiante de medicina.

Es posible que la gente te diga que tu trabajo como estudiante de medicina es seguir y ayudar a los médicos, realizar las tareas que se esperan de tu nivel o atender a los pacientes. Aunque todo esto es cierto, tu trabajo principal es aprender. Al integrarte en el equipo médico, podrás ver de primera mano cómo se tratan los casos y observar las prácticas habituales en cada campo de la medicina.

Cuando entré por primera vez en el hospital, no tenía ni idea de cuál era mi función exacta. El primer día tuve que seguir a tientas las instrucciones de los residentes, que me pedían que hiciera cosas que solo había leído en un libro de texto o que había realizado en un maniquí de plástico. Al final de la jornada, pensé que el día siguiente iría como la seda después de haber pasado por el agotador calvario de ese día. Estaba muy equivocada. Durante meses, después de mi primer día, me encontré con un montón de problemas. La dura verdad es que parte de nuestro trabajo es también cometer errores, lo que ayuda a que no se produzcan una vez que seamos médicos de pleno derecho.

Aparte de eso, la mayor parte del trabajo que harás consiste en completar el papeleo, entrevistar a los pacientes, seguir a los médicos, leer los resultados del laboratorio y asistir o realizar procedimientos en los pacientes. Lo que harás en realidad no se limitará a eso; pero en última instancia, tu principal segundo trabajo es facilitar la vida de los internos y residentes ayudando en lo que puedas.

¿Cómo me preparo para las rotaciones clínicas?

Antes de que empiecen las rotaciones, puede parecer que no estás preparado ni cualificado para trabajar con pacientes. Pero no creo que alguna vez sientas tener la suficiente preparación. La medicina es un campo tan amplio que nunca podrás decir que puedes afrontar todo lo que se te presente. En lugar de eso, aplaca tus ansiedades empezando por lo más pequeño; haz los preparativos necesarios para, al menos, prepararte mentalmente.

Compra las cosas que necesitarás para tu rotación actual, como un estuche de implementos de examen físico neurológico si estás en neurología; o un montón de cinta adhesiva y un par de tijeras de vendaje para cirugía. Cada rotación es especial y tienes que prepararte para las tareas habituales que te puedan pedir. No te olvides de llevar el atuendo adecuado y de llevarlo bien (los residentes tienen una excusa porque están cansados), para que aunque no estés preparado académicamente, al menos parezca que lo estás.

Pregunta a los que han rotado antes que tú lo que tienes que hacer. A veces les pedía que me explicaran los pormenores de la rotación y les preguntaba lo que solían hacer como estudiantes de medicina. Es útil estudiar los fundamentos y los casos más comunes que se encuentran en esa rotación específica antes de entrar para que, al menos, cuando te bombardeen con preguntas, tengas alguna armadura para mantenerte a salvo.

Cosas que me gustaría haber sabido sobre las rotaciones clínicas

#1: Te vas a sentir perdido al principio

¿Recuerdas que dije que mi primer día consistió en ir a tientas? Yo estuve así durante una semana, y los primeros días de cada rotación. Hay cosas que nunca sabrás hacer hasta que no las hagas tú. Así que no puedes esperar saber cómo hacer las cosas, por mucho que hayas leído o por muchos vídeos de YouTube que hayas visto (pero estaría bien que lo intentaras de todos modos).

Es fácil sentirse perdido entre un equipo de médicos que llevan años trabajando mientras que tú acabas de empezar a averiguar cómo funciona un equipo intravenoso. Todo eso está bien. De hecho, es mejor que te equivoques ahora mientras tus decisiones tienen relativamente poca influencia en el manejo del paciente. Así que no seas tan duro contigo mismo cuando te equivoques en algunas cosas o cuando no sepas cómo hacer algo. Todo forma parte del proceso.

#2: Tus pacientes son tus mejores maestros

Conoce a tus pacientes. No me refiero solo a hacer su historia clínica. Me refiero a estudiar su caso, establecer una relación con ellos y leer sus hojas de monitoreo. Cuando veas un caso que no hayas visto antes, lee los factores de riesgo que podrían haber contribuido a su problema, conoce las complicaciones que intentas evitar, averigua por qué se les administran determinados medicamentos, etc. Mira el caso como si fueras el médico de guardia y averigua por qué se hicieron las cosas de esa manera.

Creía que podía pasar por mis rotaciones clínicas sin leer los casos. Me equivoqué

Una vez que te pones la bata blanca, los pacientes pueden y van a hacerte preguntas y pedirte consejos.

Estás en posición de calmar sus dudas y temores utilizando lo que has aprendido en la facultad de medicina. Nunca desperdicies esa oportunidad por no estudiar su caso. Al final, la mayor parte de la información que retenía sobre las enfermedades comunes procedía de la correlación de casos de pacientes con los que me había encontrado. Eso no es algo que pueda ser sustituido por la simple lectura de libros en casa.

#3: Ahora eres parte del equipo

Puede ser difícil seguir lo que todo el mundo está hablando cuando discuten un caso complicado. Solía sentirme intimidada por los procedimientos y las palabras que no entendía porque era «solo una estudiante de medicina». Pero cuando cambias tu mentalidad para actuar como alguien que forma parte del equipo, sientes la responsabilidad de seguir el caso y de intentar realmente entenderlo. Si tienes problemas para entenderlo autónomamente, siempre puedes pedir ayuda a los internos, los residentes o incluso a los asistentes. Así que no sientas demasiado miedo para preguntar.

#4: El entusiasmo hace mucho, incluso si no te gusta tu rotación

«El paciente está alerta, despierto y orientado» es una frase que oirás muchas veces al describir a un paciente a primera vista. Esta frase también sirve para describir a los estudiantes de medicina. Tienes que estar alerta, despierto y orientado (o bien informado). Asume todas las tareas y ve a todos los pacientes que puedas mientras haces preguntas a tus superiores sobre la marcha.

Además, también puede ser agotador para los médicos formarte cuando sienten que no quieres estar allí. Así que, aunque no te guste la rotación, tienes que mostrar iniciativa para demostrar que estás aprendiendo de ella. Hay muchas cosas que tienes que aprender que no se pueden enseñar en el salón de clase, así que tienes que aprovechar tus rotaciones. Sin embargo, no olvides tomártelo con calma porque…

#5: El descanso también forma parte del proceso

Te enfrentarás a muchos retos en las rotaciones clínicas: pacientes difíciles, médicos estrictos, casos médicos confusos y procedimientos largos. Pero tu peor enemigo en las rotaciones clínicas es el agotamiento o burnout. Esto es común, pero es una situación que hay que evitar a toda costa. Los médicos se agotan todo el tiempo; entonces, ¿es importante que no te agotes?

Dado que tu trabajo principal es aprender, lo que es difícil de hacer cuando te aferras a tu último gramo de vigilia. Tienes que ser capaz de seguir el ritmo de tus internos y residentes tanto como sea posible. Así que tómate descansos cuando lo necesites para dormir, comer o incluso para respirar. Después, anímate. Lee frases motivadoras, escucha música o llama a una amistad. Haz lo que sea necesario para darte pequeños impulsos de energía e inspiración. Créeme, son las pequeñas cosas las que te impulsan en los días más difíciles.

#6: Los miembros del personal son tus nuevos mejores amigos

No hace falta decir que debes llevarte bien con tus compañeros, pero muchos estudiantes olvidan que hay otro personal a su alrededor. El hospital puede ser uno de los lugares más tensos para trabajar, así que ayuda llevarse bien con el resto del personal sanitario. En los momentos en que no sabía qué hacer, siempre eran el personal de enfermería y el personal técnico quienes me ayudaban a sobrellevarlo. Así que conócelos y establece una buena relación con ellos. Podrían ser tu mejor aliado cuando las cosas se pongan difíciles.

#7: Puedes perder de vista tus objetivos si no tienes cuidado

Una cosa que la gente olvida cuando hace rotaciones clínicas es divertirse. Claro, puede ser intenso y estresante, pero en última instancia, esta es la carrera que querías. Sea cual sea la razón por la que elegiste la medicina, tienes que aferrarte a ella porque es aquí donde vas a tener los mayores retos. Habrá tareas que no te gusten. Puede que incluso pienses dos veces si la medicina es realmente lo que quieres.

Sinceramente, eso no es malo. Deberías pensar detenidamente si la carrera de medicina es lo que quieres. Si no eres feliz ejerciendo la medicina, es mejor que lo descubras ahora que después. Tómate un minuto para pensar en tus objetivos y en lo que tendrías disposición de hacer para conseguirlos. Si decides hacer algo diferente, no es el fin del mundo. Pero, a pesar de todo, si decides seguir adelante, seguro que encuentras algo que te guste en la medicina.

Unas palabras finales

Al final, se trata de amar la medicina, lo bueno y lo feo. No es tan glamoroso como la gente cree; sinceramente, puede llegar a ser bastante tóxico. Pero no me imagino siendo más feliz haciendo otra cosa. Así que, por supuesto, haz lo que sea necesario para superar las rotaciones clínicas, pero no olvides al estudiante de primer año de ojos brillantes que eras cuando entraste en la facultad de medicina. Ya has recorrido un largo camino, y solo tienes que dar unos cuantos pasos más antes de convertirte en un médico de pleno derecho.

Otras lecturas

¿No sabes qué blogs debes leer? ¿No sabes cómo navegar a través de la escuela de medicina? Aquí hay una ...
Guía de Supervivencia para la Escuela de Medicina

Guía de supervivencia de la Escuela de Medicina

Si fuera sencillo, cualquiera lo haría. Obtén los secretos mejor guardados para triunfar en la escuela de medicina.

User Reviews